Go to Top

Medalla Ramona Emilia ¨LA TRONA¨ Lefevre

w_cxz_12572TRONA nació en la ciudad de Panamá, fué educada en Estados Unidos y Europa por lo que hablaba español, inglés y francés.

La señorita Ramona Lefevre fue una de las más queridas reinas de carnaval.  Fue  su reinado en 1912.

La Srta. Lefevre nació en la ciudad de Panamá, el 22 de noviembre de 1886 en la casa de sus ilustres padres, Henry Lefevre y Emilia de la Ossa, en la Plaza de la Catedral. Murió el 7 de mayo de 1955, en la misma recámara en la que habia nacido.  Como deseaba, fue enterrada con una hermosa Pollera Blanca.

Adonde Trona fuera en sus viajes siempre trataba de investigar sobre los origenes de la pollera.   Se esforzó hasta que logró que ocupara un sitial importante entre los trajes típicos del mundo y dentro del corazón de cada panameño.   Hizo que cada mujer panameña se sintiera orgullosa del vestido nacional, especiamente entre las señoritas de la alta sociedad.  Para muchas antes  de la cruzada emprendida por La Trona, era la vestimenta de las sirvientas o de las mujeres  del  arrabal.

Antes de que la Trona diera inicio a su esforzada labor por salvaguardar la Pollera, ésta estaba por desaparecer.  Las joyas eran fundidas para recuperar el oro, a veces de hasta 24 kl., o se comercializaba como joyas de baja calidad.  Las salvó del crisol y  utilizó gran parte de su fortuna en comprarlas y en darle trabajo a artesanas.  Ella experimentó con muchas cosas que se alejaban de lo tradicional pero que eran motivadas por su pasión absoluta por la pollera.

Muchas personas las responsabilizan del aumento en el tamaño de las labores y  en el enjoyamiento que sufrieron las empolleradas.  Popularizó el uso del peinetón, aumentó el vuelo de las polleras y  la cantidad de tembleques utilizados.   Sin embargo las fotos que hemos podido obtener de ella hacen que luzca sencilla ante el desmedido barroquismo que nuestra pollera experimenta.

No hay duda que la enriqueció  y  que es el referente más antiguo de como lucen las empolleradas en la actualidad.  No hay duda que es la persona mas importante en la Historia  de la Pollera en la Capital del país.

Entre las raras cadenas que rescató y que estaba presente en su joyero  está el legendario “Sígueme”  de los cuales se dice que existían menos de 10  en todo el país.  Es precisamente esa cadena, en una fidedigna reproducción  la que constituirá el galardón máximo del festival Nacional de la Pollera y  ha sido donada por la FUNDACIÓN LEFEVRE  presidida Don Manuel José Paredes Lefevre.